902 87 64 18
Agencia de Publicidad en Murcia. Diseño web, Marketing Online, Diseño Gráfico

Por

Obesidad: ¿sólo depende de la comida?

El sobrepeso y la obesidad han demostrado ser un problema endémico en los países desarrollados, siendo un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y problemas articulares.
La causa inmediata es un balance energético positivo entre lo que se ingiere y lo que se gasta, o lo que es lo mismo, comemos más que gastamos. Pero ello no significa que comer mucho sea signo de obesidad o que los obesos coman más que los que no lo son, simplemente su balance energético hace que almacenen más o menos. Existen numerosos factores asociados al hecho de comer que pueden ser determinantes en el sobrepeso.
- Nuestra cultura gira en torno al hecho de comer, y la comida posee una función social marcada. En muchos casos los factores sociales y psicológicos tienen un peso importante en el desequilibrio calórico. Reuniones sociales, actividades laborales rematadas con una comida de negocios, e incluso celebraciones familiares que se realizan en torno a una mesa pueden hacer que nuestra ingesta sea superior a la habitual. La comida une a la gente, pero a veces se esconden problemas de relación que ocasionan alteraciones en muchos casos relacionados con gustos y preferencias y derivan en modificaciones en los hábitos alimentarios.
- Comida basura o fast-food en exceso, en ocasiones a causa del ritmo de vida frenético. Ello ocasiona que infravaloremos la comida y no demos importancia al equilibrio nutricional. Ello se agrava si además la actividad de comer la realizamos junto con otra actividad como ver televisión, caminar o trabajar. Son comidas con demasiada grasa y altísimo contenido energético que no somos capaces de compensar con un aumento de actividad física.
- El picoteo abundante como hábito alimentario previo a las comidas principales se presenta en más del 35% de los obesos. En muchos casos este picoteo viene asociado a problemas emocionales, estrés o aburrimiento, generando un sentimiento de culpabilidad que agrava la situación porque se esconde el hecho no buscando una solución. En estos casos lo principal es no tener los alimentos a la vista o incluso eliminar de casa los más peligrosos.
- El sedentarismo es una de las causas importantes de la obesidad. La sociedad actual fomenta el sedentarismo. Por ello unos factores sociales o ambientales que propician comer en exceso unido a una disminución progresiva del ejercicio físico ocasionan sobre exceso calórico en el balance energético que comentábamos al principio. El uso del teléfono móvil, la televisión, la vida urbana, jornada laboral, avances tecnológicos en electrodomésticos, etc, han hecho que nuestro nivel de actividad física cotidiana sea en muchos casos inexistente. Esto es especialmente grave en niños y adolescentes que pasan mucho tiempo frente al televisor o videojuegos y cuyos índices de obesidad aumentan de forma exponencial. Un estudio demostró que el 17% de los casos de sobrepeso, 15% de colesterol alto, 17% de tabaquismo y 15% de mala forma física se deben a un exceso de horas de televisor en infancia y adolescencia. A ello se une que en estos casos el estilo de alimentación se basa en comida basura superando el 25% de la base de la dieta.
- Comer en familia es un factor de protección para la obesidad y otras patologías del comportamiento alimentario. La comida en familia fomenta el consumo de plato de cuchara que contiene por regla general un nivel calórico menor y con alimentos más sanos. En familia es más fácil fomentar la Dieta Mediterránea con una mejora sustancial en la calidad y en los hábitos alimentarios. Se consumen mayores cantidades de legumbres, frutas y verduras y menos cantidad de alimentos básicamente energéticos. Si a ello le añadimos que se fomentan hábitos saludables, la comida en familia debe ser una prioridad en nuestros hogares.
Como hemos visto el sobrepeso y la obesidad dependen en gran medida, no sólo de la cantidad de comida, sino de factores asociados al estilo de vida actual. Fomentar buenos hábitos alimentarios y prácticas culinarias son una garantía de mejora en la salud y concretamente en el control de nuestro peso.

Juan Miguel Ruiz Amaya
Responsable Centro Garaulet Albacete

Por

Bajar de peso y mantenerse. ¿ Porqué nos cuesta tanto?

Esta es la gran cuestión que la mayoría de nosotros nos planteamos al iniciar una dieta de adelgazamiento, ya que solemos empezar con gran ilusión por perder peso, la cual nos aporta una capacidad extraordinaria para asumir todos los sacrificios que esa dieta nos exige. Lo que ocurre es que en el fondo de nuestro cerebro está latente la creencia de que en algún momento nos cansaremos de hacer esa dieta y acabaremos recuperando los kilos a mayor velocidad que los hemos perdido.
Pero esto no tiene porque ser siempre de esa forma si nos planteamos ciertas cuestiones que nos ayuden a saber si la dieta que estamos intentando empezar puede ser para nosotros un estilo de vida que podamos continuar aplicando el resto de nuestras vidas.
Así pues lo primero que tienes que pensar es que para tu cuerpo siempre es una agresión perder peso porque le quitas su tesoro más preciado, que es la grasa corporal, la cual está cargada de calorías y es la mayor reserva de energía de la que dispone por si acaecen situaciones de extrema necesidad. Al mismo tiempo el cuerpo humano tiene unos mecanismos de regulación del peso corporal que le hacen oponerse a la variación del mismo, estableciendo así una memoria de peso o set point que difícilmente abandonará si no hacemos las cosas muy bien a la hora de perder peso.
Una vez tienes claro este detalle, lo siguiente es aceptar que esos kilos que has acumulado últimamente se deben a errores nutricionales y de organización alimentaria que cometes de forma sistemática.
Con todo esto debes plantearte una dieta que te permita cambiar hábitos de alimentación mientras pierdes peso, así como que te veas capaz de mantener esos nuevos hábitos el resto de tu vida. Por ello no tendría sentido que te prohibiesen alimentos que te gustan o bien que no te dejasen comer lo mismo que los demás en casa o que no pudieses salir con tu gente a cenar o tomar una copa de vez en cuando.
A cambio tendrás que modificar ciertas cosas que sueles hacer y que tendrás que hacer con menos frecuencia, así como disminuir las cantidades de alimentos que tomabas en exceso y aumentar las de otros que apenas consumías, todo ello con el objetivo de llevar a cabo una dieta equilibrada y saludable que te aporte todos los nutrientes necesarios cada día. Si consigues esto y sientes que de esa forma puedes seguir comiendo toda tu vida, estas en el camino correcto para perder peso y no recuperarlo.
Si por el contrario te desesperas mientras haces esa dieta y no ves la manera de llevarla a cabo y adaptarla a tu modo de vida, estarás perdiendo el tiempo una vez más porque sólo te servirá para recuperar los kilos, pero nunca la ilusión perdida por el camino.
Con todos estos conceptos en tu mente plantéate cada una de las cuestiones citadas antes de empezar tu próxima dieta y elige bien la que haces para que además de ser saludable sea útil para que la sigas el resto de tu vida. Es mejor no perder peso que empezar una dieta de mala gana, porque sólo te ayudará a coger más kilos de los que hayas perdido.
¡Ánimo y mucha suerte con tu próxima elección a la hora de perder peso!

Alberto Esteban Tardido
Responsable del centro Garaulet de Cartagena

Por

La importancia de los hábitos alimentarios en la infancia

Para adquirir un hábito alimentario adecuado, lo más importante es cuidar lo que hacemos con nuestra alimentación durante la infancia.
Para que un niño se sienta seguro tiene que adquirir hábitos. Los niños no conocen el orden cuando nacen. Los adultos tenemos que ayudarles a organizar su vida mediante horarios estables asociados a rutinas, es decir, actividades que se hacen todos los días de la misma manera. De esta forma asimilan un esquema de orden interno que convierte su mundo en un lugar predecible y, por tanto, seguro. La alimentación y el sueño son los dos primeros hábitos que tienen que aprender los niños. La higiene es otro de los primeros hábitos que aprenden.
Para que algo se convierta en hábito debe repetirse en un mismo sitio, a la misma hora y a la misma manera. De hecho, en el propio comedor escolar, ya hay unas horas determinadas para comer y una forma preestablecida de hacerlo.
Cuando los hábitos que practica el niño no son adecuados, muchas veces, acaban convirtiéndose en manías difíciles de corregir.
Si al niño no se le ofrece seguridad, pueden aparecer los miedos.
Además en los niños, los hábitos alimentarios adquiridos en la edad más temprana van a influir decisivamente en el futuro.
Para que un niño se sienta protegido, tiene que tener límites que traducidos en normas, les dicen hasta dónde pueden llegar. Las normas deben ir acompañadas de consecuencias, pues según éstas el niño comprende lo que puede y lo que no puede hacer.
Si un niño come lo que quiere y como quiere, también estudiará cuando quiera, recogerá sus cosas cuando le venga en gana, o ni lo hará….
Los límites son una referencia que les enseña qué puede y qué no puede hacer.
Nos puede ayudar esto a la hora de marcar criterios para que un niño adquiera un correcto hábito alimentario:
1. Debemos estar absolutamente seguros y convencidos de que el niño tiene que cumplir lo que le pedimos para no flaquear en el intento. Y nunca pedirle algo que exceda sus posibilidades.
2. La comunicación no verbal tiene mucha fuerza: para que esta sea la adecuada, deberemos buscar el contacto visual antes de hablar, si hace falta, ponernos a su altura. Si el niño nos mira es más fácil que nos atienda. Tratar de no mover las manos en exceso, mejor poner la atención en nuestro rostro. Brazos en jarra y piernas entreabiertas ayudan a prestar atención a lo que estamos pidiendo.
Un carraspeo consciente o negar con la cabeza advierte al niño de nuestra disconformidad sin tener que decírselo.
Las manos unidas detrás de la espalda, junto con la cabeza y barbillas elevadas, imprimen autoridad.
3. En cuanto a la voz: expresar la orden hablando un poco más lento de lo normal.
Evitar coletillas y rodeos, ser claros con la orden.
Y es muy importante el refuerzo positivo si nos ha hecho caso. Un abrazo, un beso, elogiarles en público, son premios que les ayudarán a ganar en autoestima.
Mediante la alimentación también se fomenta la autonomía del niño, de hecho los niños de tres años, muchas veces no dejan que les ayudemos a comer, quieren hacerlo solos. Es preciso dejarles, en su medida, que lo hagan.

Ana Benedicto
Responsable Centro Garaulet Castellón

Por

Alimentarse, algo más que simplemente comer

Alimentarse no sólo implica comer ya que no todos los alimentos contienen nutrientes, por ello es importante alimentarse a base de alimentos nutritivos. Pero, ¿qué son los nutrientes?. Verás, son las sustancias químicas que presentan los alimentos y somos capaces de aprovechar para nutrirnos. Se trata de las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas, junto con las vitaminas y los minerales, que aunque los necesitamos en cantidades más pequeñas no por ello son menos importantes.
En ocasiones no es fácil alimentarse bien, puesto que a veces nos apetecen alimentos que aunque nos aportan muchas calorías son muy poco nutritivos. El alcohol, los refrescos, los snacks, las chuches….son ejemplos de alimentos poco nutritivos. Y los niños son un grupo de riesgo en este sentido.
Así pues, un objetivo importante es conseguir una buena aceptación por parte del comensal de los alimentos ricos en nutrientes. De esta forma conseguimos que nos resulten apetecibles los alimentos más adecuados.
Para ello es importante cuidar algunos aspectos sensoriales y socioculturales de los alimentos como los que te indicamos a continuación,
1. Ten en cuenta que cuidar la presentación del plato es importantísimo porque como se suele decir, “empezamos a comer por los ojos”.
2. No menos importante es el aroma a la hora de comenzar a comer.
3. Conseguir la temperatura adecuada en los alimentos te ayudará a que los disfrutes mucho más. Por ejemplo la sopa caliente y el gazpacho bien frío resultan mucho más apetecibles.
4. Debes tener en cuenta además que la textura de los alimentos es importante para cocinarlos de forma que te resulten más apetitosos. Ejemplo de ello son las legumbres y la patata que en puré resultan muy ricos y diferentes incluso para los más reacios. O la carne que a veces se resiste y en forma de albóndigas va genial. Los huevos son fáciles de tomar escalfados o hervidos y rallado. Incluso cuando la fruta no gusta demasiado, en macedonia o asada, se toma mejor.
5. Trata de respetar las costumbres gastronómicas y sobre todo sácale partido a los alimentos predilectos. A veces simplemente añadiendo un poco de salsa de tomate o mayonesa a un plato de verdura conseguirás que un niño se lo tome mucho mejor.

 Centros de Nutrición Garaulet

Por

Díez recetas para adelgazar con el método Garaulet

1. Calabacines rellenos

Consumo por persona: 1/2P, 1V, 1/4G

Ingredientes para 4 persoans:
-4 calabacines
-125g de setas
-125g de champiñón
-1 cebolla
-1 cucharada de brandy
-1 cucharada de aceite de oliva
-4 quesitos desnatados
-Sal

Preparación para la receta:
- Cortar los extremos de los calabacines y partir en bases que sirvan para el relleno. Vaciar dejando un poco de fondo.
- Cocer en agua con sal durante 5 minutos y refrescar.
- Poner en un recipiente apto para microondas todas las verduras picadas finas, incluida la carne del calabacín, junto con una cucharada de aceite y otra de brandy. Dejar el tiempo necesario hasta pochar.
- Triturar todas las verduras junto con los quesitos y rellenar los calabacines con esa mezcla.
- Introducir en el horno precalentado a 210º durante unos 5-10 minutos.
- Puede servirse acompañado de salsa de tomate o crema de calabaza.

2. Saquitos crujientes de verduras y anchoas

Consumo por persona: 1/2PA, 1/2G, V

Ingredientes para 4 personas:

-2 hojas de pasta filo
-2 cucharadas de aceite
-2 pimientos rojos
-2 berenjenas
-2 anchoas
-8 dientes de ajo
-6 cebolletas
-3 tomates

Preparación para la receta:

- Colocar todas las verduras en una bandeja para horno, excepto los tomates, y las regamos con las 2 cucharadas de aceite de oliva. Hacer unas incisiones en la piel de las berenjenas.
- Hornear durante 30-35 minutos, dejar enfriar y pelar.
- Cortar en tiras y mezclar con las anchoas. Rellenar la pasta filo en forma de saquitos.
- Dorar en el horno hasta que estén crujientes.
- Hornear los tomates para que sirvan de acompañamiento.

3. Verduritas frescas con frutos del mar

Consumo por persona: 2P, 1G, V
Ingredientes para 4 personas:

- 3 tomates grandes
- 3 calabacines
- 2 berenjenas
- 2 pimientos rojos
- 1 pimiento verde
- 1 manojo de espárragos frescos
- 240g de hueva y mojama
- 4 cucharadas de aceite de oliva
- Alcaparras
- Sal

Preparación para la receta:

- Asar a la plancha todas las verduras cortadas.
- Colocar las verduras en una fuente y decorar con la hueva y la mojama por encima.
- Aliñar con las cucharadas de aceite y decorar con las alcaparras.

4. Solomillo de cerdo con parmentier de patata y compota de manzana

Consumo por persona: 1/4L, 3P, 1/2F, 1/2G, 1/2PA

Ingredientes para 4 personas:

- 1 solomillo de cerdo (aprox 360g)
- 2 manzanas reineta
- Sésamo
- Unas gotas de limón
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 cucharada de brandy
- 25g de mantequilla
- Sal y pimienta
- 360g de patatas
- 1 chorrito de leche desnatada

Preparación para la receta:

- Pelar y cocer las patatas en agua hirviendo con un poco de sal. Pasar por el pasapurés añadiendo poco a poco la leche. Salpimentar al gusto.
- Descorazonar las manzanas, pelar y cortar a rodajas gorditas. Poner limón para que no se oxiden.
- Añadir la mantequilla y el limón y caramelizar las manzanas a fuego lento. Reservar en una fuente apta para horno.
- Salpimentar el solomillo y marcar cada medallón vuelta y vuelta.
- Poner los medallones encima de la manzana caramelizada con ayuda de un aro metálico. – Cubrir con el puré de patata. Espolvorear unas semillas de sésamo sobre cada milhoja.
- Introducir en el horno hasta que se dore ligeramente la superficie del puré parmentier.

5. Garbanzos con mejillones y merluza

Consumo por persona: 3P, 1PA, 1/2G, V

Ingredientes para 4 personas:

- 1 bote de garbanzos cocidos
- 12 mejillones
- 240g de merluza
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 1 hoja de laurel
- Pimentón
- Sal y pimienta
- 2 cucharadas de aceite

Preparación para la receta:

- Limpiar los mejillones y poner en una olla para hacerlos al vapor con la hoja de laurel. Reservar.
- Laminar la cebolla y los dientes de ajo. Poner en una sartén las dos cucharadas de aceite y pochar en ella el ajo y la cebolla.
- Añadir el bote de garbanzos previamente enjuagados a la sartén y cocinar unos minutos.
- Agregar el caldo de los mejillones a la sartén y a continuación los mejillones (sin la cáscara). Rectificar de sal y pimienta y añadir un poco de pimentón. Calentar unos minutos más.

6. Pasta con salmón cremoso

Consumo por persona: 1/4L, 2P, 2PA, 1/4G

Ingredientes para 4 personas:

- 240g de espaguetis
- 120g de salmón ahumado
- 1 taza de leche semidesnatada
- 80g de queso rallado
- 1 cucharada de aceite
- 1 cucharada de maicena
- Orégano
- Sal y pimienta
- Laurel

Preparación para la receta:

- Hervir los espaguetis en agua, sal y laurel
- En una sartén cuando el aceite esté caliente incorporar la maicena y tostar, añadir la leche, la pimienta, el orégano y el salmón cortado a trocitos.
- Añadir la salsa a los espaguetis.
- Decorar con el queso rallado por encima.

7. Pastel de arroz

Consumo por persona: 1P, 1PA, 1G,V

Ingredientes para 4 personas:

- 10 cucharadas de tomate frito
- 2 latas de atún
- 1 lata de pimiento morrón
- 4 cucharadas de mayonesa Light
- Pepinillos
- 2 huevos cocidos
- Lechuga

Preparación para la receta:

- Mezclar el tomate frito con el atún, pepinillos y el pimiento cortado.
- Alternar capas de arroz cocido y la mezcla del tomate frito, siendo la última de arroz.
- Cubrir con mayonesa, decorar con huevo rallado y lechuga en juliana.

8. Pescadilla rellena de setas y champiñón

Consumo por persona: 4P, 1/2G, 1PA, 10 Calo.

Ingredientes para 4 personas:

- 480g de pescadilla
- 250g de champiñón
- 250g de setas
- 1 cebolla
- 1 diente de ajo
- 12 espárragos trigueros
- 360g de patatas gordas peladas y cortadas en láminas finas
- 100g de caldo de pescado ó agua
- ½ copa de vino blanco
2 cucharadas de aceite, sal y pimienta

Preparación para la receta:

- Picar la cebolla y las setas y el ajo fino. Pochar todo con el aceite hasta que este blando en el microondas.
- Salpimentar y deja enfriar. Cortar la merluza y espalmar para que todas las piezas queden iguales y rellenar con la pasta de champiñón. Sazonar el pescado.
- Envolver en finas capas de patatas blanqueadas. (Meterlas en agua hirviendo unos segundos y después en un bol con agua fría).
- Poner unas gotas de aceite sobre papel de horno en la bandeja de horno junto con las puntas de espárragos sazonadas.
- Hornear 10 minutos a 220º C durante 15 minutos.
- Servir acompañado de los espárragos.

9. Ensalada de huevo, patata y gambas

Consumo por persona: 1+1/2PA, 1/4G, 1+1/2P

Ingredientes para 4 personas:

- 1/2kg de patatas para cocer
- 2 huevos
- 120g de colas de langostino
- ½ cebolla
- 1 cucharada de aceite de oliva
- Sal
- 1 hoja de laurel
- Perejil picado y dos ramitas para decorar

Preparación para la receta:

- Cocer las patatas en una cazuela lavadas con piel, una hoja de laurel y los huevos. En otra olla cocer en abundante agua las gambas y refrescar.
- Pelar y picar las patatas y el huevo.
- Picar la cebolleta e incorporar a la patata, el huevo y las gambas.
- Aliñar con un majado de sal, ajo, perejil a gusto de cada uno.
- Remover bien la preparación y ya tendríamos lista nuestra ensalada.
- Para emplatar con la ayuda de un molde y decorar con sal maldon, pimentón y un poco de perejil.

10. Masa para pizza

Consumo por persona: 2PA,1/4G, 1/8P

Ingredientes para 8 personas:

- 500g de harina
- 200cl de leche desnatada
- 2 cucharadas de aceite
- 1 cuadrito de levadura fresca
- 1 huevo

Preparación para la receta:

- Mezclar en un bol todos los ingredientes y amasar hasta obtener una masa homogénea.
- Dejar reposar cubierto con un paño unas tres horas.
- Extender en capas finas y rellenar al gusto.

Inma Lara

Responsable del Centro Garaulet de Sagunto.

 

 

 

 

 

 

 

Por

Efecto rebote en las dietas. Qué es y cómo prevenirlo

Es fácil que en estos días que comienza el año a la vez que te planteas hacer una dieta para adelgazar sientas rechazo, incluso miedo a fracasar de nuevo. A lo mejor piensas que ya has hecho muchas dietas antes con las que has conseguido perder peso, pero después qué, has recuperado todo el peso perdido e incluso a veces algunos kilos más.
Pues bien, ¡no tires la toalla!. Eso que te ha sucedido otras veces se llama efecto rebote o efecto yo-yo y es algo más común de lo que te imaginas, le ocurre a muchas personas que realizan una dieta de adelgazamiento, especialmente cuando éstas son desequilibradas, hiperproteicas, disociadas, ….Vamos a ver por qué te sucede y sobre todo cómo evitarlo.
Piensa que tu organismo reconoce el peso perdido como un peligro y por ello considera que lo has de recuperar, por lo que pone en marcha una serie de mecanismos para que vuelvas al peso inicial.
En primer lugar, al disminuir la grasa disminuye la leptina. Una proteína que es secretada por el tejido adiposo y que circula por la sangre informando al cerebro de nuestro peso. De esta manera cuando tenemos sobrepeso manda señales al cerebro para que disminuya el apetito y por el contrario cuando adelgazamos, es probable que sientas más apetito y te resulte más difícil seguir las pautas dietéticas que te han ayudado a adelgazar.
Además, la ghrelina, que produce nuestro estómago cuando se encuentra vacío, junto con el Neuropéptido Y, que secreta nuestro cerebro al detectar que estamos ingiriendo menos calorías, se alían para que recuperemos todo el peso perdido.
Como evitar el efecto rebote:
1. Fisiológicamente tu organismo te ayuda a mantener el peso que reconoce como suyo, y reconoce el peso que has mantenido durante más tiempo. De ahí la importancia de hacer un mantenimiento largo, en el que des tiempo a tu organismo a reconocer el nuevo peso. Los primero seis meses de mantenimiento son básicos y si consigues mantenerte durante dos años habrás dado un paso de gigante en tu mantenimiento.
2. Huye de las dietas muy bajas en calorías. Nunca sigas una dieta de menos de 1000 calorías diarias. Huye también de las dietas desequilibradas, especialmente de las que no te aportan hidratos de carbono suficientes. Y en definitiva de todas aquellas dietas con las que se pierde peso muy rápido.
3. Recuerda que en las dietas desequilibradas, hiperproteicas, hipergrasas o disociadas, la pérdida en su mayoría es de agua y el agua se recupera muy rápidamente.
4. En definitiva si tu objetivo es adelgazar, ahora es un buen momento, pero no vale hacer cualquier dieta. La mejor opción es una dieta equilibrada, con la que vayas perdiendo el peso poco a poco y sobre todo con la que hagas un cambio de hábitos que te ayude a mantenerte después.

Teresa Hernández

Responsable Centro Garaulet Lorca

Por

Errores en las dietas: Qué debes recordar.

Cuando nos ponemos a dieta para adelgazar es fácil hacer caso a creencias y mitos muy extendidos en nuestra sociedad, pero que en muchos casos aparte de ser incorrectos pueden dificultar que alcancemos nuestro objetivo. Los errores en las dietas incluso pueden ser peligrosos. Leer más

Por

Elementos claves para tener un cuerpo saludable

Tener un cuerpo saludable es un deseo de todo el mundo. Pero esto depende de muchos factores, y en la medida en que nos afectan tendremos más dificultad o nos será más fácil conseguir un cuerpo saludable. Leer más

Por

¿Por qué acudir a un Nutricionista?

¿Quién no ha pedido una dieta a la vecina, amigo/a o a un familiar?, O a lo mejor, alguna vez te has planteado si esta bien esas dietas de lechuga con pechuga, es decir si además de hacerte perder peso pueden hacerte perder salud.

Pues bien, muchas de estas dietas que circulan ni son equilibradas, ni variadas y lo que es más importante NO se adaptan a tus necesidades nutricionales.

“La dieta que tú necesitas sólo puede hacértela un Dietista – Nutricionista”
En una primera consulta y antes de hablar de dieta, el Nutricionista va a evaluar tu estado de salud inicial y va a realizarte un estudio nutricional exhaustivo para comprobar tu estado de salud, tus hábitos nutricionales, conocer tus horarios y gustos (imprescindible en cualquier tipo de tratamiento para perder peso). Y después de una primera te planteará la realización de la dieta. La base de este plan alimenticio debes ser ¡TU! Ya que siempre estará pensada para ti, siendo equilibrada, variada y personalizada… y preferiblemente fundamentada en nuestra queridísima Dieta Mediterránea. Un Nutricionista te ayudará cada semana a ir cambiando hábitos no saludables por hábitos saludables, motivándote para conseguir tu objetivo.

Quién y cuándo acudir a un nutricionista, para todos aquellos que quieren:

- Bajar de peso.
- Aumentar peso.
- Trastornos de la conducta alimentaría
- Embarazo
- Deportistas
- Diabetes
- Hipertensión
- Hipercolesterolemias…

Estos y otros muchos casos son a los que se enfrentan estos profesionales cada día, si te sientes identificado con alguno de ellos…no lo dudes y ponte en contacto con un Nutricionista que te merezca confianza.

Luis Rubio
Responsable Centro Garaulet Coslada

 

Por

La mejor dieta para adelgazar, ¿existe?

La mejor dieta para adelgazar es aquella que nos permita bajar de peso en condiciones favorables para nuestra salud. Si la dieta elegida puede ocasionarnos problemas o algún funcionamiento anómalo en nuestro organismo no podrá ser, desde luego, la mejor dieta para adelgazar.

¿Pero realmente existe la mejor dieta para adelgazar? Por supuesto que sí.

Una dieta equilibrada en nutrientes permitirá que nuestro organismo tenga todo aquello que necesita para su correcto funcionamiento. Y para ello es necesario que proteínas, hidratos de carbono y grasas estén en la proporciones adecuadas que permitan un correcto aporte de energía y de elementos suficientes para crecimiento o reposición de los distintas estructuras del organismo, así como un aporte suficiente de micronutrientes, vitaminas y minerales, para garantizar que todos los procesos metabólicos se realizan correctamente. La que consideremos como la mejor dieta para adelgazar debe cumplir con esto, además de ser baja en calorías para permitir que se consuman las reservas de grasa y adelgacemos.

La mejor dieta para adelgazar debe incluir:
- Lácteos que nos aseguren un adecuado aporte de calcio.
- Grasas en su mayoría procedentes del aceite de oliva que nos aporten ácidos grasos esenciales.
- Proteínas que formen parte de las estructuras de nuestro organismo. Recuerda que a las proteínas se las ha llamado “los ladrillos” del cuerpo.
- Hidratos de carbono que nos proporcionen la energía necesaria para funcionar diariamente en cantidades adecuadas. Los hidratos de carbono, nos proporcionan la glucosa nutriente fundamental para nuestras células.
- Frutas y verduras que aporten las vitaminas, minerales y fibra.

Si a esto le añadimos una hidratación correcta y la basamos en lo nuestro, la Dieta Mediterránea, considerada patrimonio inmaterial de la humanidad por la OMS por sus efectos beneficiosos, y con el consejo de un profesional, entonces sí que estaremos hablando de LA MEJOR DIETA PARA ADELGAZAR.

Juan Miguel Ruiz

Responsable Centro Nutrición Garaulet Albacete

© garaulet.com - Adelgaza aprendiendo a comer.