Por

La Gastronomía y la Nutrición de la mano de Marta Garaulet Aza. Miembro de la Academia de Gastronomía de Murcia

El acto de comer es uno de los más repetidos a lo largo de nuestras vidas. Fíjate que en España las mujeres comen unas 90.720 veces a lo largo de sus vidas, mientras que los hombres lo hacen unas 82.080 veces. Tal y como decía el profesor D. Gregorio Varela en una conferencia reciente, la alimentación es pues un proceso voluntario, diario y repetitivo, que además de aportar placer, nos permite incorporar a nuestro cuerpo la energía y los nutrientes necesarios para vivir. Un hecho más que demostrado de que con una nutrición adecuada podemos disfrutar de una salud envidiable, y prevenir muchas de las enfermedades que nos afectan en la actualidad. Y aunque tendemos a echar la culpa a las circunstancias, no debemos olvidar que elegir y llevar a cabo una alimentación sana implica una responsabilidad personal y “nadie puede cuidar tu salud mejor que tú mismo”.
Sin embargo, hay dos factores que dificultan en gran medida la consecución de una dieta saludable, uno de ellos es la falta de tiempo “Nunca hubo tanto donde elegir y menos tiempo y capacidad para hacerlo”. El otro, es que muchas veces la comida sana es aburrida y poco apetecible. Estamos hartos de ponernos “a dieta”, a nadie le apetece vivir de “pechuga y lechuga”. Las nuevas encuestas de la alimentación indican que en España nos sigue gustando comer los platos de cuchara, las lentejas, las ensaladas, o los macarrones con tomate, todos ellos platos típicos de Dieta Mediterránea. Además, mientras hace 20 años, los libros de cocina estaban dirigidos a la búsqueda del placer, en la actualidad, la mayor parte de estos libros se refieren a “cocina y salud”. Por eso es importante que aprovechemos las nuevas modas culinarias y estos grandes gurús en España que son los cocineros, y las ventajas que nos ofrece esta “desviación inteligente y sensual que es la cocina” (Nestor Luján, 1985).
Si somos capaces de combinar los grandes conocimientos de cocina que existen ahora en España, donde somos pioneros en el mundo, con los conocimientos que tenemos sobre nutrición saludable, y…..los nutricionistas consiguen pensar como cocineros, y los cocineros consiguen incorporar los conocimientos de nutrición en sus platos, alcanzaremos la “perfección”: una Dieta Mediterránea moderna entendida como un modelo de interacción entre la alimentación, la gastronomía y la salud. Hacía eso debemos tender.

Marta Garaulet Aza

Directora de los Centros  Nutrición Garaulet

Por

Y ahora en el 2015, muévete

Si eres de los que no tienen ningún atuendo deportivo en el armario, de los que cogen el coche para comprar tabaco en el estanco de la esquina, o de los que después de 8 horas sentados en la oficina pasan al sofá de su casa frente al televisor, está claro que eres una persona sedentaria. Si por lo contrario, vas caminando siempre que puedes prescindir del coche, tu trabajo requiere de cierto esfuerzo físico o realizas algún tipo de ejercicio al menos una vez por semana, se te puede definir como una persona activa.

Y es que efectivamente el grado de actividad va a ser definitivo en tu peso corporal, en las calorías que puedas ingerir, en la pérdida de peso y lo que es más importante, en tu mantenimiento. Si sigues realizando una actividad física después de alcanzar tu meta te será más fácil mantener tu nuevo peso  tras una dieta de adelgazamiento.

Todo cambio que realices en tu actividad física durante un corto periodo de tiempo no te servirá de mucho, pues el día que abandones el ejercicio físico se producirá un importante efecto rebote en tu organismo. Antes de plantearte realizar algún cambio respecto a tu actividad física, te recomiendo que pienses si serás capaz de realizarlo durante toda la vida. Si esto te parece excesivo piensa únicamente en los próximos tres años. Si no va a ser así, no vas a se capaza de mantener este tipo de actividad, te aconsejo que el cambio sea menos radical pero más constante, ya que con seguridad será más efectivo.

Un error muy común entre las personas que comienzan una dieta es proponerse ir a correr todos los días, o también comprarse una bicicleta estática, que puede acabar arrumbada en el cuarto de la plancha. Es cierto que al inicio de una dieta la ilusión mueve montañas y puede ser un momento para plantearse ser más activos. Pero si no mantienes esa actividad durante un tiempo prudencial puede quedar en eso, en una ilusión.

Te recomiendo que comiences realizando actividades fáciles de incorporar en tu vida, como subir y bajar escaleras, ir andando a tu trabajo o darte largos paseos a un ritmo moderado. Y sobre todo, plantéate que al menos durante los seis primeros meses de tu mantenimiento, una vez alcanzada tu meta, es cuando realmente puedes incrementar el ejercicio físico. Te ayudará a evitar el rebote y a mantener tu peso.

Marta Garaulet Aza

Directora Centros Nutrición Garaulet

Por

Y ¿tu hijo? Sabes si está comiendo bien. Aplica este test de dieta mediterránea y sabrás la respuesta

Con los años, el concepto de una buena dieta ha cambiado de manera espectacular. En 1824, “The Family Oracle of Good Health”, publicado en Inglaterra, recomendaba a las jóvenes que desayunaran lo siguiente: “galletas (no pan), filetes o chuletas asadas, poco hechos, sin grasa y media cerveza. También sugerían “una tacita de desayuno de un buen té o café bien cargado, ya que el té o el café flojo, siempre es malo para los nervios así como para la complexión”. Leer más

Por

Comer solo o acompañado

La presencia de otros comensales, es un factor que afecta de manera importante a nuestro comportamiento alimentario. Cuanta más gente coma con nosotros, mayor es la cantidad de alimento que ingerimos. Además, se observa que aquellos factores metabólicos que condicionan nuestra ingesta cuando comemos solos están totalmente enmascarados por el número de comensales presentes en nuestra mesa. Esto indica que uno de los factores más importantes que condicionan que comamos más o menos cantidad, o que tengamos un mayor o menor apetito, son las relaciones sociales.

Consejo: Es importante que aquellas personas mayores que han perdido el apetito no coman solos, deben integrarse en la comida familiar. Si tienes un hijo pequeño que te cuesta trabajo que coma bien, podría ser aconsejable que comiera en el colegio, seguramente comerá mayor cantidad, más variedad y pondrá más interés en el alimento al observar lo que comen sus compañeros.

Marta Garaulet Aza

Directora Centros Nutrición  Garaulet

Por

El mundo de los niños

Si vives en un país moderno y tienes un niño, hay una alta probabilidad, una posibilidad de cada cinco, de que tu hijo desarrolle obesidad. En la sociedad actual, el número de niños con sobrepeso ha aumentado en los últimos 20 años más del 50%, y los casos de obesidad extrema entre la población infantil, se han duplicado. Leer más

Por

¿Que hago si mi hijo rechaza las verduras?

 Es verdad y muy común que a los niños en general no le gustan las verduras. Si este es el caso de tu hijo, trata de introducirle las verduras que más le gusten y con diferentes aspectos y sabores. Leer más

Por

Qué importante el desayuno para perder peso¡¡¡¡

El desayuno es muy interesante que lo hagamos bien, quiero comentar un reciente artículo interesantísimo que me ha encantado, sobre “Así funciona tu cerebro cuando no desayunashttp://bit.ly/1586eAm

Por

El factor ilusión

Si eres de las personas que creen que la ilusión mueve montañas, y si consigues motivarte lo suficiente, quizás éste sea el principal factor de éxito en tu pérdida de peso. Efectivamente, cuando nos ponemos a indagar qué es lo que ha movido a los grandes investigadores, a los diferentes premios Nóbel, a las famosas estrellas del rock o a nuestros actores favoritos, a realizar sus distintas actividades por las que han alcanzado el éxito, comprobaremos que todos ellos tenían un factor en común: ponían una gran ilusión en lo que hacían.

Leer más

Por

Los nuevos alimentos funcionales

Estoy segura que en más de una ocasión te has encontrado en la tienda donde sueles hacer la compra con un nuevo tipo de leche enriquecida en calcio y en vitamina D, con algún paquete de cereales de desayuno en el que indica que presentan fibra añadida, o con una margarina de diseño que en su tapa pone “con fitoesteroles que protegen del colesterol” incluso existen huevos, con un aspecto externo exacto a los de siempre, pero que en el cartonaje específica que son enriquecidos con omega-3.

Leer más