968 22 19 90
Agencia de Publicidad en Murcia. Diseño web, Marketing Online, Diseño Gráfico

Por

La importancia de los hábitos alimentarios en la infancia

Para adquirir un hábito alimentario adecuado, lo más importante es cuidar lo que hacemos con nuestra alimentación durante la infancia.
Para que un niño se sienta seguro tiene que adquirir hábitos. Los niños no conocen el orden cuando nacen. Los adultos tenemos que ayudarles a organizar su vida mediante horarios estables asociados a rutinas, es decir, actividades que se hacen todos los días de la misma manera. De esta forma asimilan un esquema de orden interno que convierte su mundo en un lugar predecible y, por tanto, seguro. La alimentación y el sueño son los dos primeros hábitos que tienen que aprender los niños. La higiene es otro de los primeros hábitos que aprenden.
Para que algo se convierta en hábito debe repetirse en un mismo sitio, a la misma hora y a la misma manera. De hecho, en el propio comedor escolar, ya hay unas horas determinadas para comer y una forma preestablecida de hacerlo.
Cuando los hábitos que practica el niño no son adecuados, muchas veces, acaban convirtiéndose en manías difíciles de corregir.
Si al niño no se le ofrece seguridad, pueden aparecer los miedos.
Además en los niños, los hábitos alimentarios adquiridos en la edad más temprana van a influir decisivamente en el futuro.
Para que un niño se sienta protegido, tiene que tener límites que traducidos en normas, les dicen hasta dónde pueden llegar. Las normas deben ir acompañadas de consecuencias, pues según éstas el niño comprende lo que puede y lo que no puede hacer.
Si un niño come lo que quiere y como quiere, también estudiará cuando quiera, recogerá sus cosas cuando le venga en gana, o ni lo hará….
Los límites son una referencia que les enseña qué puede y qué no puede hacer.
Nos puede ayudar esto a la hora de marcar criterios para que un niño adquiera un correcto hábito alimentario:
1. Debemos estar absolutamente seguros y convencidos de que el niño tiene que cumplir lo que le pedimos para no flaquear en el intento. Y nunca pedirle algo que exceda sus posibilidades.
2. La comunicación no verbal tiene mucha fuerza: para que esta sea la adecuada, deberemos buscar el contacto visual antes de hablar, si hace falta, ponernos a su altura. Si el niño nos mira es más fácil que nos atienda. Tratar de no mover las manos en exceso, mejor poner la atención en nuestro rostro. Brazos en jarra y piernas entreabiertas ayudan a prestar atención a lo que estamos pidiendo.
Un carraspeo consciente o negar con la cabeza advierte al niño de nuestra disconformidad sin tener que decírselo.
Las manos unidas detrás de la espalda, junto con la cabeza y barbillas elevadas, imprimen autoridad.
3. En cuanto a la voz: expresar la orden hablando un poco más lento de lo normal.
Evitar coletillas y rodeos, ser claros con la orden.
Y es muy importante el refuerzo positivo si nos ha hecho caso. Un abrazo, un beso, elogiarles en público, son premios que les ayudarán a ganar en autoestima.
Mediante la alimentación también se fomenta la autonomía del niño, de hecho los niños de tres años, muchas veces no dejan que les ayudemos a comer, quieren hacerlo solos. Es preciso dejarles, en su medida, que lo hagan.

Ana Benedicto
Responsable Centro Garaulet Castellón

Por

Alimentarse, algo más que simplemente comer

Alimentarse no sólo implica comer ya que no todos los alimentos contienen nutrientes, por ello es importante alimentarse a base de alimentos nutritivos. Pero, ¿qué son los nutrientes?. Verás, son las sustancias químicas que presentan los alimentos y somos capaces de aprovechar para nutrirnos. Se trata de las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas, junto con las vitaminas y los minerales, que aunque los necesitamos en cantidades más pequeñas no por ello son menos importantes.
En ocasiones no es fácil alimentarse bien, puesto que a veces nos apetecen alimentos que aunque nos aportan muchas calorías son muy poco nutritivos. El alcohol, los refrescos, los snacks, las chuches….son ejemplos de alimentos poco nutritivos. Y los niños son un grupo de riesgo en este sentido.
Así pues, un objetivo importante es conseguir una buena aceptación por parte del comensal de los alimentos ricos en nutrientes. De esta forma conseguimos que nos resulten apetecibles los alimentos más adecuados.
Para ello es importante cuidar algunos aspectos sensoriales y socioculturales de los alimentos como los que te indicamos a continuación,
1. Ten en cuenta que cuidar la presentación del plato es importantísimo porque como se suele decir, “empezamos a comer por los ojos”.
2. No menos importante es el aroma a la hora de comenzar a comer.
3. Conseguir la temperatura adecuada en los alimentos te ayudará a que los disfrutes mucho más. Por ejemplo la sopa caliente y el gazpacho bien frío resultan mucho más apetecibles.
4. Debes tener en cuenta además que la textura de los alimentos es importante para cocinarlos de forma que te resulten más apetitosos. Ejemplo de ello son las legumbres y la patata que en puré resultan muy ricos y diferentes incluso para los más reacios. O la carne que a veces se resiste y en forma de albóndigas va genial. Los huevos son fáciles de tomar escalfados o hervidos y rallado. Incluso cuando la fruta no gusta demasiado, en macedonia o asada, se toma mejor.
5. Trata de respetar las costumbres gastronómicas y sobre todo sácale partido a los alimentos predilectos. A veces simplemente añadiendo un poco de salsa de tomate o mayonesa a un plato de verdura conseguirás que un niño se lo tome mucho mejor.

 Centros de Nutrición Garaulet

Por

Efecto rebote en las dietas. Qué es y cómo prevenirlo

Es fácil que en estos días que comienza el año a la vez que te planteas hacer una dieta para adelgazar sientas rechazo, incluso miedo a fracasar de nuevo. A lo mejor piensas que ya has hecho muchas dietas antes con las que has conseguido perder peso, pero después qué, has recuperado todo el peso perdido e incluso a veces algunos kilos más.
Pues bien, ¡no tires la toalla!. Eso que te ha sucedido otras veces se llama efecto rebote o efecto yo-yo y es algo más común de lo que te imaginas, le ocurre a muchas personas que realizan una dieta de adelgazamiento, especialmente cuando éstas son desequilibradas, hiperproteicas, disociadas, ….Vamos a ver por qué te sucede y sobre todo cómo evitarlo.
Piensa que tu organismo reconoce el peso perdido como un peligro y por ello considera que lo has de recuperar, por lo que pone en marcha una serie de mecanismos para que vuelvas al peso inicial.
En primer lugar, al disminuir la grasa disminuye la leptina. Una proteína que es secretada por el tejido adiposo y que circula por la sangre informando al cerebro de nuestro peso. De esta manera cuando tenemos sobrepeso manda señales al cerebro para que disminuya el apetito y por el contrario cuando adelgazamos, es probable que sientas más apetito y te resulte más difícil seguir las pautas dietéticas que te han ayudado a adelgazar.
Además, la ghrelina, que produce nuestro estómago cuando se encuentra vacío, junto con el Neuropéptido Y, que secreta nuestro cerebro al detectar que estamos ingiriendo menos calorías, se alían para que recuperemos todo el peso perdido.
Como evitar el efecto rebote:
1. Fisiológicamente tu organismo te ayuda a mantener el peso que reconoce como suyo, y reconoce el peso que has mantenido durante más tiempo. De ahí la importancia de hacer un mantenimiento largo, en el que des tiempo a tu organismo a reconocer el nuevo peso. Los primero seis meses de mantenimiento son básicos y si consigues mantenerte durante dos años habrás dado un paso de gigante en tu mantenimiento.
2. Huye de las dietas muy bajas en calorías. Nunca sigas una dieta de menos de 1000 calorías diarias. Huye también de las dietas desequilibradas, especialmente de las que no te aportan hidratos de carbono suficientes. Y en definitiva de todas aquellas dietas con las que se pierde peso muy rápido.
3. Recuerda que en las dietas desequilibradas, hiperproteicas, hipergrasas o disociadas, la pérdida en su mayoría es de agua y el agua se recupera muy rápidamente.
4. En definitiva si tu objetivo es adelgazar, ahora es un buen momento, pero no vale hacer cualquier dieta. La mejor opción es una dieta equilibrada, con la que vayas perdiendo el peso poco a poco y sobre todo con la que hagas un cambio de hábitos que te ayude a mantenerte después.

Teresa Hernández

Responsable Centro Garaulet Lorca

Por

Errores en las dietas: Qué debes recordar.

Cuando nos ponemos a dieta para adelgazar es fácil hacer caso a creencias y mitos muy extendidos en nuestra sociedad, pero que en muchos casos aparte de ser incorrectos pueden dificultar que alcancemos nuestro objetivo. Los errores en las dietas incluso pueden ser peligrosos. Leer más

Por

Nutrición infantil, ¿ Porqué es tan importante lo que comen los niños?

Esta pregunta nos la hacen habitualmente en la consulta muchos padres preocupados de la alimentación de sus hijos. Y nuestra respuesta es sencilla “Lo que comemos de niños, seremos de adultos” o como dice el refranero español “Se recoge lo que se siembra”. Por eso son tan importantes los alimentos que escogemos para nuestros niños. Leer más

Por

¿Cómo prevenir la obesidad infantil?

Cuando se trata de los más pequeños de la casa siempre nos planteamos darles lo mejor, y hasta hace unos años significaba que estuvieran atendidos y alimentados y hoy en día significa estar sobrealimentados y que no tengan menos que los demás niños de alrededor.
Si das un paseo a la hora del recreo en un colegio o instituto te das cuenta de que pocos niños llevan el típico bocadillo de casa o la fruta, lo que prevalece en bocas y estómagos de nuestros hijos son los bollicaos, donuts, y otros tipos de bollería industrial. Si intentas que tu hijo lleve un bocadillo te dice que los demás todos llevan algún tipo de bollito. Ese tipo de productos contienen un alto porcentaje en grasas saturadas, tan dañinas para nuestra salud como ya sabemos. ¿Cómo podemos cambiar eso? Proponiendo al colegio desde las asociaciones de Padres y Madres el que se instaure un menú como sugerencia indicando qué tipo de producto se puede llevar ese día para el almuerzo, alternando de ese modo fruta, lácteo, bocadillo y algún día excepcional galletas. Este proyecto debe llevarse conjuntamente entre familias y colegio, y así será mucho más efectivo. Igualmente es imprescindible que los niños compartan mesa con los adultos en casa y vean que todos comen por igual, pescado, verduras, fruta…

En la misma línea, las consolas y videojuegos han comido el terreno peligrosamente a los juegos de calle como el escondite, la comba…y eso conlleva una disminución alarmante de la actividad física en la edad infantil. La forma de luchar ante este estilo de vida pueden ser varias: desde comprarles una bicicleta y que vayan pedaleando al cole o instituto, dedicar varias tardes a la semana a realizar algún tipo de deporte con amigos y compartir aficciones deportivas con los padres los findes de semana.

Luis Rubio

Responsable Centro Garaulet Coslada

Por

La mejor dieta para adelgazar, ¿existe?

La mejor dieta para adelgazar es aquella que nos permita bajar de peso en condiciones favorables para nuestra salud. Si la dieta elegida puede ocasionarnos problemas o algún funcionamiento anómalo en nuestro organismo no podrá ser, desde luego, la mejor dieta para adelgazar.

¿Pero realmente existe la mejor dieta para adelgazar? Por supuesto que sí.

Una dieta equilibrada en nutrientes permitirá que nuestro organismo tenga todo aquello que necesita para su correcto funcionamiento. Y para ello es necesario que proteínas, hidratos de carbono y grasas estén en la proporciones adecuadas que permitan un correcto aporte de energía y de elementos suficientes para crecimiento o reposición de los distintas estructuras del organismo, así como un aporte suficiente de micronutrientes, vitaminas y minerales, para garantizar que todos los procesos metabólicos se realizan correctamente. La que consideremos como la mejor dieta para adelgazar debe cumplir con esto, además de ser baja en calorías para permitir que se consuman las reservas de grasa y adelgacemos.

La mejor dieta para adelgazar debe incluir:
- Lácteos que nos aseguren un adecuado aporte de calcio.
- Grasas en su mayoría procedentes del aceite de oliva que nos aporten ácidos grasos esenciales.
- Proteínas que formen parte de las estructuras de nuestro organismo. Recuerda que a las proteínas se las ha llamado “los ladrillos” del cuerpo.
- Hidratos de carbono que nos proporcionen la energía necesaria para funcionar diariamente en cantidades adecuadas. Los hidratos de carbono, nos proporcionan la glucosa nutriente fundamental para nuestras células.
- Frutas y verduras que aporten las vitaminas, minerales y fibra.

Si a esto le añadimos una hidratación correcta y la basamos en lo nuestro, la Dieta Mediterránea, considerada patrimonio inmaterial de la humanidad por la OMS por sus efectos beneficiosos, y con el consejo de un profesional, entonces sí que estaremos hablando de LA MEJOR DIETA PARA ADELGAZAR.

Juan Miguel Ruiz

Responsable Centro Nutrición Garaulet Albacete

Por

¿ Cuál es mi peso ideal?

Esta es la pregunta que más escuchamos los profesionales de la nutrición cuando hablamos con nuestros pacientes. Al principio la única preocupación de éstos es aprender a comer de forma saludable con Garaulet e ir perdiendo peso progresivamente cada semana, pero llega un momento en el que empiezan a verse y encontrarse mejor y es entonces cuando te miran a los ojos y te preguntan ¿cuál es mi peso ideal?, a lo que siempre les contestamos lo mismo: el peso ideal no existe y por ello cuando alguien te obligue a quedarte en un peso exacto no te está contando toda la verdad.
Ya hace tiempo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció el término de “peso saludable” como referente para que cualquier persona sepa cuando su peso corporal puede entrañar un riesgo para su salud. Ese peso saludable se obtiene dividiendo el peso en kilos entre la altura en metros elevada al cuadrado. El resultado de ese cociente debe ser un número comprendido entre 20 y 25 para que tu peso sea saludable, considerándose sobrepeso si el número que obtienes está comprendido entre 25 y 30, aplicándose el término obesidad a todo aquello que supere el resultado de 30.
Pero a la pregunta ¿cuál es mi peso ideal? hay una sola respuesta, aunque condicionada por dos variables, siendo una el peso saludable, y la otra el “Set Point” o “Peso fisiológico”, que es el que más tiempo has sido capaz de mantener. Tu cuerpo reconoce como suyo el peso que has mantenido durante un tiempo, si durante los últimos dos años has mantenido un peso estable, ese será el que tu organismo reconozca.
Por eso tendrás que calcularte los márgenes de peso entre los que se comprende un IMC para ti entre 20 y 25, pensando después cuál es el peso que has mantenido dentro de ese margen un mayor tiempo en tu vida, sin olvidar el factor edad, ya que una persona de 18 años puede verse muy bien con un IMC de 20, pero quizás con 50 años se vea mucho mejor con un IMC de 23, sobre todo por aquello de la menor tersura de la piel al cumplir años.
Creo que con esto ya tienes todos los datos para poder responder correctamente a la eterna pregunta de ¿cuál es mi peso ideal?.

Fdo. Alberto Esteban Tardido
Centro Garaulet de Cartagena

 

Por

¿ Cómo perder peso sin pasar hambre?

Es una de las preguntas que nos hacemos todos al comenzar una dieta, ¿Cómo perder peso sin pasar hambre?, pues bien lo primero que debes hacer son las 5 comidas diarias, 6 en el caso de la persona diabética (resopón), para así evitar las bajadas de insulina y glucosa que se producen en el organismo al permanecer más de 4 horas sin tomar alimento, de ahí la importancia de hacer siempre media mañana y media tarde. Leer más

Por

Alimentación y embarazo

Aunque a lo largo de nuestra vida siempre estamos preocupados con el peso, no hay período más importante que el embarazo para tener en cuenta este factor. El aumento de peso en una mujer con un IMC entre 20- 25 antes de la concepción deberá de ser de entre 9 y 13 kilos. Este aumento de peso no excesivo, nos proporcionará los nutrientes necesarios durante la gestación y la preparación para la lactancia materna durante los primeros 6 meses de vida de nuestro bebé. Leer más

© garaulet.com - Adelgaza aprendiendo a comer.
Política de Privacidad - Política de Cookies